Pablo Núnez Burgos es el entrenador de la selección cadete masculina. Desde el 2015 que está a cargo de la categoría, pero lo cierto es que desde hace muchos años que está ligado al balonmano. Italiano BM es su club, el de toda la vida, gracias a él llegó a ser seleccionado nacional de categorías de base e incluso sumó una participación con el equipo adulto en un repechaje. Pero los días de jugador los dejó guardados, y ahora está dedicado 100% a ser entrenador.

 

El trabajo para este Sudamericano, el número 14 de las selecciones cadetes masculinas chilenas, “siguió los lineamientos planteados por el Staff Técnico de la selección masculina, el cual está en un documento que confeccionamos junto con Mateo y Claudio. Lo primero es la detección de jugadores que se realizó en el Torneo Nacional cadete del año pasado en Villarrica donde buscamos cadetes que en ese entonces eran de primer año. Además de esto, pude ver algunos partidos y torneo durante este año. Al mismo tiempo realizamos concentraciones abiertas para observar jugadores directamente en entrenamientos dirigidos y apuntando a la proyección de los deportistas”, comenta Núñez.

 

El equipo cadete masculino sumó más de 12 estímulos a la semana, contando entrenamientos físicos y cancha (técnico-táctico). Esto quiere decir que al final se trabajaron entre 12 y 15 horas a la semana desde marzo. “El sello de este proceso fue la excelente disposición de los entrenadores como Alex O`Brien, Rolando Amigo, José Miguel Torres junto con Claudio Lira y Mateo Garralda, que mientras me ausenté por los Mundiales (juvenil y júnior) estuvieron presentes para mantener las horas de trabajo planificados. Por otro lado el trabajo físico también es clave, gracias a los preparadores Paulo Reyes y Roberto Garces”. Pablo Núñez agrega que en las concentraciones y torneos que asistieron observaron a alrededor de 120 deportistas de los cuales 30 quedaron en la pre-selección. Luego estos jugadores fueron quemando etapas con evaluaciones físicas, técnicas y tácticas que finalmente hizo reducir el grupo a 18 balonmanistas con muy buena proyección deportiva.

 

En el Sudamericano Cadete Masculino 2017 (1 al 5 de noviembre) competirán contra Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay en un torneo que se jugará en formato todos contra todos. En cuanto a los resultados el Entrenador Nacional enfatiza que irán a ganar todos los partidos, pero que sobre todo le interesa que los jugadores adquieran experiencia internacional: “Llevamos 2 años seguidos empatando con Argentina, importante sobre todo teniendo en cuenta la cantidad de jugadores, competencia y formación que ellos tienen. Considero que somo un equipo muy disciplinado y con ideas claras respecto a la posibilidades que nos puede dar este deporte. Estoy seguro que muchos optarán por desarrollarse de forma profesional”.

 

Durante estas últimas semanas los cadetes tuvieron concentraciones en la V Región, donde realizaron partidos amistosos gracias a la colaboración de la Universidad Federico Santa Maria Casa Central, a través del DEFIDER, y también en la sede de José Miguel Carrera, con los profesores Rolando Amigo y Álvaro Villagran. También realizaron un partido amistoso con la Universidad Arturo Prat gracias al profesor Maximiliano Aguilera. Cabe recordar que en el último Sudamericano los cadetes consiguieron el bronce tras perder contra Brasil (18-22), empatar con Argentina (23-23), y ganar a Paraguay (34-17), Uruguay (21-20), y Perú (29-17).